martes, 18 de octubre de 2011

Traducciones e interpretaciones

Bueno, pues esta entrada es para quejarme un poco de cómo se hacen a veces las cosas en esto de la literatura y en la traducción de títulos y obras. Y es que últimamente lo he visto a menudo, y, cuando menos, me llama la atención la manía que parece haber a veces con esto de interpretar títulos y/o expresiones extranjeras como nos da la gana.

Es que esto ya es como lo de la palabra fashion en español que tantas veces he oído usar. Que aunque fashion en inglés signifique "moda" ―sustantivo, por cierto―, pues nada, que usamos y se oye por la calle decir eso de "esto es muy fashion". Que queda ridículo cuando te paras a pensar y caes en la cuenta de lo que realmente estás diciendo tal cual es "esto es muy moda". Pero claro, es que fashionable cuesta más de pronunciar, no es lo que se suele oír a los demás y bueno, supongo que queda menos chic.

 Vale, pues una vez que me he desahogado con eso (que oye, todos cometemos fallos, pero es que a la gente en general le da igual lo que dice y cómo lo dice, aunque le digas que lo hace mal y cómo se dice correctamente) vamos a por lo que iba desde el principio.

Es que hay veces que incluso un título distinto confunde, y puede llevar a error y equivocación. El caso es este: hay una trilogía relativamente nueva de una autora neozelandesa, Nalini Singh, que están ahora publicando en España, con la editorial Debolsillo. La serie es la de los Guild Hunters, ("El Gremio de los Cazadores" o parecido en español), que por ahora sólo está compuesta por cuatro libros, más las dos novelas cortas autoconclusivas. Pues yo, que me he leído los libros en inglés (con el diccionario al lado, claro) le eché un vistazo a los títulos en español que iban saliendo. Bien. Pues cuál fue mi sorpresa cuando me vi uno que no conocía (creía yo): "El ángel caído". 

Estaba navegando por la página oficial de la autora, ―que, por cierto, y como no suele ser muy habitual en autores de habla inglesa, tiene traducción de su página web en español― así que volví a la página web en inglés a ver qué título se correpondía con "El ángel caído". Y era, atentos: "Angels' blood". Ah, vale, duda solucionada. Pero, ¿"Angels' blood", la sangre de los ángeles, traducido como "El ángel caído", the fallen angel? A ver, lógica tiene, y, aunque no pienso decir nada más para no destripar nada de la trama del libro, quizá incluso "El ángel caído" es más acorde con todo lo que sucede durante la novela, e incluso, quizá un título mejor, más que "Angels' blood". Eso sí, si dejamos a parte el hecho de que, en realidad, debería ser "arcángel" y no "ángel": "El arcángel caído", no "El ángel caído". 

Y yo me pregunto: ¿el problema, en realidad, es que el autor no tiene derecho a que respeten el título original de sus obras? Es el que él eligió en su momento, por una serie de motivos que él creyó válidos. ¿Quiénes son los demás para cambiar así, a la ligera, los nombres?

Luego está, también, el caso del tercer libro de la serie: "Archangel's Consort". En español está publicado como "La dama del arcángel". Consort, traducido como dama. Que yo sepa, en español es perfectamente válido consorte. Y lo que es más importante: la palabra dama NO tiene las mismas implicaciones que la palabra consorte. Tu consorte tu marido, o tu mujer, depende del caso. Incluso, para a mí, la palabra consorte me evoca mucha más cosas relacionadas: tu consorte es tu compañero, tu amigo, tu alma gemela, tu amante, tu otra mitad, alguien con el que estás implicado hasta la médula, al que amas profundamente.

Pues todo eso tirado por la borda. Ale, así de fácil. ¿Cómo habrían traducido, me pregunto, "Archangel's Lady"? Eso sí es "La dama del arcángel". 

Y, así, muchos más casos, como ésa "cámara secreta" que no era "cámara de los secretos", que es distinto. (En la saga de Harry Potter, en el segundo libro, tradujeron "The chamber of secrets", literalmente la cámara de los secretos, por "La cámara secreta". Secreta. Pero, ¿ya no tenía secretos?)

Otros títulos, menos mal, se quedan tal cual, con su expresión original intacta, pero, eso sí, traducida. Como ese "Ce que le jour doit à la nuit" ("Lo que el día debe a la noche", traducción y título en español) de Yasmina Kadra que acabo de pillarme en la biblioteca pública. De momento, tan sólo habiendo leído la sinopsis, promete. Mucho. Dejando a parte polémicas de títulos e interpretaciones. Y traducciones.


Nalini Singh, "La dama del Arcángel"




Yasmina Khadra, "Lo que el día debe a la noche"









4 comentarios :

  1. Wooow! Una persona que piensa como yo!! Siempre me ponen de mal humor las malas traducciones, por lo que he empezado a verme las películas directamente en inglés, y si consigo algún libro en inglés, ahí que va xD
    Como otra solución, es lo que quiero hacer.. estudiar traducción e interpretación para trabajar en una editorial.. pero a ver si consigo entrar en la universidad que quiero :)
    Por hoy, ya lo dejo.

    PD: ¿Qué haré cuando se me acabe la lectura? *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las malas traducciones son un insulto al autor. Y una dejadez y falta de profesionalidad del traductor. Una mala traducción puede echar por tierra una muy buena obra. Y, puesto que no hay forma de evitar leer traducciones, lo más deseable sería que desde las editoriales (o gente que traduce sin ánimo de lucro de forma amateur, aunque ésa es una cuestión algo diferente) se tomara muy en serio el proceso de traducción. Que revisaran a fondo las obras antes de publicarlas.

      Porque que se vea una falta de ortografía, o varias, vale. ¿Pero una mala traducción? Grrr.

      Sí, yo últimamente también hago lo mismo: leer en inglés, directamente. Aunque luego pasa como con las series o películas: que no puedes verte la edición en cstellano, porque entonces... Pierde su gracia. De hecho, me he enganchado mucho a una serie de libros en inglés, y es de una autora australiana muy buena, que aunque ha empezado ahora a escribir, promete. Estoy pensando y todo traducir sus libros para que los pueda disfrutar más gente en español, :D Si te interesa echarles un vistazo, son los libros de la serie "Heller", de JD Nixon (http://tillyandtess.blogspot.com).

      Yo también me habría decantado por traducción e interpretación, ;) Aunque, al final, me metí en una ingeniería, XD


      P.D.: Pienso publicar más... En serio. Es solo que a veces se me olvida, XDD

      Eliminar
  2. Ya *-* la última vez que me asombré de lo mala que era una traducción.. fue con el libro de "Legado", de Christopher Paolini. Dios, es que hasta fui a mirar en los anteriores para ver si habían cambiado a los traductores.. y sí, no me equivoqué T.T'
    También hay que tener en cuenta que hay traductores que consiguen mejorar un libro.. pero de esos hay pocos. Supongo que lo mejor para ser traductor es saber escribir o al menos tener nociones de ello y haber leído muchas obras.
    Aaah! No me tienes con una saga xD que no puedo más jaja Tengo demasiadas sin acabar y por lo menos 6 libros pululando por mi casa para leer xD (Mi apunte mental siempre es: No puedo gastarme tanto dinero en libros, sobre todo porque no me queda sitio en las estanterías xD)
    Yooo una ingeniería no.. no me gustan xD podría acceder a una.. pero no me llaman para nada. Si lo que quiero es abandonar la física y las matemáticas!! xD Prefiero algo relacionado con idiomas, pero que no me obligue a acabar siendo profesora xD

    PD: Eso eso e.e tú sube algo más para leer :33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Con "Legado"? ¿En serio? Yo es que me lo leí a trozos en inglés, XDD Y recuerdo que con ése libro lo que más me chafó fue... la parte que sucede con Galbatorix. Por favorrrrr, después de toda la saga y simplemente... ¡lo resuelve así! Me pareció una tomadura de pelo bestial. Jaja. Tantos problemas, y te voy a enseñar esto y lo otro para luego... Puff, ¬¬ Y el final... Ja. Muy... fantasioso, que no fantástico. Como en los cuentos de hadas infantiles de Disney, pues lo mismo. Al final, acaba todo muy bien. ¡Grrr!

      Sí, también sucede al contrario, ¡claro! Pero... no se nota tanto, supongo. No sé dónde leí que la labor del traductor debía pasar sin pena ni gloria. Es decir, leer una obra traducida y que parezca la original, sin que se note la "huella" de ese traductor que en realidad lo que ha hecho es interpretar y transformar las palabras del libro original.

      Vale, vale, no he dicho nada, XD Pero que conste que es buenísima... :D Y, ¿no nos pasa a todos lo mismo? Yo por eso acabé comprándome un lector de libros electrónicos (ereader): porque no me cabe nada más en las estanterías de mi habitación, ni en ningún otro sitio, XDD (Y porque el bolsillo ya no está para tanto libro, *sniff*)

      Las ingenierías están guays... Si sobrevives al primer año de carrera, XDD Menos mal que a mí me gusta la que estoy haciendo, que si no... ¡Y yo también pensé lo mismo! Ser profesora: nanay.


      P.D.: Acabo de subir un micro(micro)rrelato, XD Y para luego, otro, ;) (No sé si mañana... O esta noche. ¡Aviso por twitter!)

      P.D.(2): ¡Me molan estas conversaciones vía comentarios de Blogger!

      Eliminar