Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

¿Evolución/Involución de los personajes? Citas.

«De las mismas brumas de las que emergen los sueños y los destinos de los hombres, es de donde se forjan a los héroes legendarios que cambiarán el curso de la Historia que está por venir».


«Guárdate de la oscuridad que acecha en lo profundo de tu alma».




Éstas son las citas que tengo en mi documento de texto en el que voy escribiendo casi todo lo que me ronda por la cabeza sobre ese mundo imaginario mío llamado Theana. Casan muy bien con las historias que tengo en mente, y me gustan. Son como un recordatorio constante de hacia dónde se dirigen las cosas; de algún modo, una autoguía que evita que, a veces, desvirtúe en cierto modo aquellas historias que se van entrelezando unas con otras para formar la Historia principal. Una guía que me intenta recordar que no debo caer en tópicos como éstos. Que me recuerda que todos tenemos un lado oscuro, oculto, que rivaliza con la parte que dejamos ver al mundo. 
 Porque los malvados casi nunca son tan malos como señalamos,
y porque los buenos a menu…

Música. Algunas canciones que llegan al alma

Imagen
Hay veces que estás deprimido y necesitas algo que te anime. O que te ayude a dar rienda suelta a lo que llevas dentro. O, simplemente, hay ciertas canciones en ciertos momentos que te llegan al corazón, que las escuchas y dices "oh, ésa es mi canción", "ésa es, ésa me encanta".
Bien. Pues el otro día me terminé de ver algunos capítulos de la serie "Private Practice" ("Sin cita previa" en España, la echaba hacia tiempo Antena 3 pero luego sin dar más explicación dejaron de emitirla), de la cuarta temporada. Y más o menos al final del capítulo 16 y del capítulo 17 me encontré con dos canciones que no conocía y que me encantaron: "The Tide Pulls from the Moon", de William Fitzsimmons, y "Always Remember Me", de Ry Cuming.
No sabía qué canciones eran, hasta hoy que las he buscado en Google. Me he puesto a escucharlas por entero, y, simplemente: son geniales. Y, como muchas veces antes que éstas, he acabado al final escuchando &…

"Memorias de agua (Adelanto)", 11-11-11

Imagen
Bueno, pues para celebrar este 11-11-11 (que fecha más chula ésta, ¿eh?. Y el próximo, 12-12-12...) he decidido publicar 11 (cómo no) obras mías y subirlas aquí, para que todos los que queráis podáis descargaros el archivo y leer los textos cuándo y cómo queráis. 
La licencia de la obra es de Creative Commons, en concreto la de "Reconocimiento-NoComercial 3.0 España", así que, entre otras cosas, sois libres de copiar, distribuir, y modificar el archivo a vuestro antojo, con las únicas condiciones de que no se puede hacer un uso comercial, y se debe reconocer mi autoría.
El archivo lo tengo subido a mi Dropbox, pero no os preocupéis que no hace falta cuenta de ese servicio para descargároslo ni nada, simplemente, ¡pinchad en el enlace! :D De momento sólo tengo el .pdf normal, sin adaptadarlo a los lectores electrónicos ni nada. Espero subir en cuanto pueda otro .pdf para 6 pulgadas, y algunos formatos de archivo más. Pero mientras tanto, os dejo aquí el link, y la captura de …

El duelo (Segunda Parte)

And this is... THE END:


El motor de la furgoneta fue bajando de revoluciones poco a poco cuando fue frenando progresivamente, disminuyendo la velocidad, mientras se aproximaba casi a la salida de la zona industrial del polígono, una zona en su totalidad casi abandonada y de poca utilidad. Había una especie de altercado y tumulto de gente que iba de un lado para otro, destrozando violentamente el poco mobiliario urbano y las estructuras de los nichos industriales que aún quedaban en pie. De algún lugar a la derecha, en una calle paralela, se elevaba un humo negro. También estaban quemando contenedores de basura.
Alguien pareció reconocerle entre la multitud que había a mitad de la calzada, ya que se separó del grupo y se fue acercando al vehículo a medida que éste iba reduciendo su movimiento. Un muchacho joven, de unos veintipocos años, con una gorra roja hacia atrás en la cabeza y vestido con unas prendas oscuras, de sonrisa algo risueña y ojos negros chispeantes de agudeza se aproximó…

El duelo (Primera Parte)

Bueno, aquí os dejo el principio de mi relato corto titulado "El duelo". Y digo "principio" no porque no esté acabado (menos mal), sino porque, como me ha parecido  demasiado largo para ponerlo todo de golpe, lo pongo en dos partes. Las entradas entradas programadas, así que, mañana sin falta, el desenlace de la historia. ¿O era el principio de otra? :D

El duelo


Fuego. Ira. Dolor. Un instante que se convierte en una eternidad... Y, entonces, –todo– estalla. Un grito desgarrado de dolor, lleno de venganza. El mortal filo de una espada cayendo, descendiendo como si fuera el ángel verdugo que ha venido a imponer su propia justicia en la tierra. El sonido metálico de las espadas danzando en un baile de una belleza mortal y efímera, rápida como el pensamiento, letal. Un paso, dos hacia delante, un giro de muñeca, un mandoble vigoroso y fuerte; un contraataque veloz, y una herida que se abre, sangre.
Sangre oscura, dolor lacerante, y sentimientos descontrolados a flor de p…

Manos de barro

Manos de barro

Unas manos manchadas de barro, ajadas por el tiempo y por los años la arcilla mojada van modelando.
Con su seguridad tranquila; con su habilidad adquirida; suavemente, con toques lentos y seguros; cariñosamente, con direcciones enérgicas y suaves; poco a poco, como un puzzle a medio construir va tomando la forma que el artista le quiere imbuir.  Gracias a la pericia de la mano fuerte que por necesidad se encuentra presente va desarrollando todo su potencial, la masa informe, arcilla insustancial.
Textura rugosa; olor rico, penetrante, que inunda todo, y es como abrigarte en un manto de ternura y calidez apabullante. La manera en la que se deslizan sus dedos, tan acertadamente. La sensación de dedicación completa, tan afectuosamente como una caricia delicada, tan adorante que quita el aliento que a duras penas agarraste.
Tu fascinación completa por las manos llenas de gracia, de un divino regalo. Por manos ajadas por los años, y llenas de moldeable, vivo barro.

Sorteos de "El Temor de un Hombre Sabio" (Crónica del Asesino de Reyes, 2), de Patrick Rothfuss

Imagen
Supongo que, a estas alturas, ya lo sabréis todos, excepto yo, claro. Pero por si por si queda algún otro despistado a parte de mí por ahí: con la salida de "El Temor de un Hombre Sabio" (la segunda parte de ese fabuloso primer libro de la Crónica del Asesino de Reyes que todavía no he leído pero que planeo hacer muy, muy pronto, I promise.) a primeros de este mes noviembre, no paran de sucederse los concursos para conseguir tal ansiado libro. 
Yo ya he participado en el que organizan Fantasymundo y la editorial Plaza&Janés, que, por si no lo sabíais, es un concurso internacional, así que aquí nadie tiene excusa para no ir a por él, :D El link a la noticia en Cyberdark es éste, y éste a la página en concreto del concurso.

Pero también hay otro concurso de "El Temor de un Hombre Sabio", en este caso en un blog (y mucho chulo que está, a propósito). Esta vez, sin embargo, es un concurso nacional para España. El blog en concreto se llama "Alas de Papel"…

Todo, menos tú... (y Safe Creative)

Casi no pude creerme cuando entré a principios de esta semana a mi cuenta de Safe Creative y vi ¡más de 1000 visitas! (Ahora me pone 1179, O.O) No sé cuánto será lo normal, pero, ufff, eso me parece muchísimo... Y lo bueno es que he probado a ver si mis visitas las cuenta, y parece que no. ¡¡Así que... 1179 visitas a mis obras en Safe Creative!! Eso es algo grande, :)
Aquí os dejo el último relato corto terminado. A ver si me pongo las pilas, y termino con ese espíritu del bosque que todavía sigue vagando sin un final cercano... 




Todo, menos tú

La luz del sol, sus rayos, entran por la ventana, atravesando los huecos de la persiana y acariciando mi rostro, despertándome al sentir su toque acalorado sobre mi piel. Me levanto de la cama, medio a regañadientes, sin querer desprenderme de los vestigios del día anterior, de la noche anterior. Me acerco a la ventana, a la persiana. Abro la una, y subo la otra. La madera chirría y gruñe, un poco.
El aire fresco de la mañana entra tímidamente.…