lunes, 18 de mayo de 2015

El poder civilizador de la (lectura) cultura


Hoy me he pasado por la web de la Revista Babar, donde siempre hay artículos muy buenos sobre literatura, además de anuncios sobre muchos premios literarios que estén ya en marcha. Y me ha llamado la atención sobre todo este artículo de Miquel Rayó: "El poder civilizador de la lectura", que es una reproducción íntegra de una intervención del autor en el Festival Iberoamericano de literatura infantil y juvenil que se celebró en la Casa de América de Madrid, en octubre del año pasado.

En resumen, viene a decir lo que ya se expresa en el título: que la literatura civiliza a las personas. Pero no cualquier literatura, no, si no la que él llama literatura en libertad. Una literatura en libertad que dice es:

"Esa lectura que no suelen fomentar con todas las consecuencias los sistemas políticos organizados en los que, muy diversamente, se manifiesta la civilización."

Y no he podido evitar al leer el artículo acordarme de una charla TED titulada: "For more tolerance, we need more... tourism?" de Aziz Abu Sarah, un activista palestino que hablaba en la misma idea: que para ser más tolerantes, necesitamos más turismo. Sí, más turismo:

But it was then that I realized also that we have a wall of anger, of hatred and of ignorance that separates us. I decided that it doesn't matter what happens to me. What really matters is how I deal with it. And therefore, I decided to dedicate my life to bringing down the walls that separate people.
I do so through many ways. Tourism is one of them, but also media and education, and you might be wondering, really, can tourism change things? Can it bring down walls? Yes. Tourism is the best sustainable way to bring down those walls and to create a sustainable way of connecting with each other and creating friendships.

Que, es español, viene a decir:

Pero fue entonces que me di cuenta también de que tenemos un muro de ira, de odio e ignorancia que nos separa. Decidí que no importa lo que me pasa. Lo que realmente importa es cómo enfrento eso. Y por lo tanto, decidí dedicar mi vida a derribar los muros que separan a las personas.
Lo hago de muchas maneras. El turismo es una de ellas, pero también los medios y la educación, y puede que se pregunten, ¿el turismo puede cambiar las cosas? ¿Puede derribar muros? Sí. El turismo es la mejor forma sostenible para derribar esos muros y para crear una forma sostenible de conexión mutua y de forjar amistades.

Así que ya sabéis: ¡a leer!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada