martes, 24 de julio de 2012

Atascado



Escribir las siglas de su nombre. Sentirte entumecida por dentro. La música suena por los altavoces, más alta de lo que debería. Hace un momento me conmovía. Ahora no estoy tan segura.


Miro, pero no veo.

Un telo de irrealidad cuelga de mis ojos, y hasta lo cotidiano se siente, hasta cierto punto, extraño.

La voz es clara, joven. Destila fuerza y convicción. Va cambiando con la letra. Y tiene un dejo de desesperación, de resignación, de autodesprecio, de automarginación.

O tal vez son mis propios sentimientos los que oigo.

Vuelve a cantar. Me gusta como lo hace. Me gusta su voz.


No le he dicho a nadie que me obsesiona no poder acordarme de cómo sonaba su voz. De la forma en la que hablaba. Recordar cómo era; su rostro; su porte; lo que se sentía al ser el tan alto, irguiéndose por encima de cualquiera... es fácil.

Es su voz. Es su voz la que se me escapa, la que me elude, la que a veces me cuesta recordar. Son sólo instantes de duda. Luego la recuerdo. Casi la escucho de nuevo.

Pero me aterroriza la duda. Me da miedo levantarme un día y darme cuenta de que no puedo recordar cómo sonaba su voz.

Las voces. Las voces son algo tan intangible. ¿Cómo atrapas una voz? ¿Cómo haces para que nunca se te olvide? ¿Para no cambiar ni siquiera un matiz de cómo era al recordarla?


Las voces son algo efímero. La canción sigue sonando. Esta en modo repetición. No puedo dejar que pase a reproducirse otra distinta. ¿Conocéis esa sensación? Estar atascado en un punto, o con una canción, y no ser capaz de moverte hacia adelante. No poder moverte hacia adelante. O hacia algún lado. No poder reaccionar. Estar atascado.


                              Whenever your world starts crashing down... 


Porque está claro que antes o después tu mundo se desmorona.

Y en ocasiones, debajo de tus pies.



"All Fall Down", Dreaming Out Loud, One Republic.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada