viernes, 22 de junio de 2012

Dark Angels

Ésta historia, y sus personajes, son una buena muestra de cómo puedo llegar a ser de cabezota a veces, y, también, de cuánto tiempo pueden llegar a estar rondándome ideas sobre historias que me gustaría escribir, y aun así tardar mucho tiempo a empezar a plasmarlas físicamente.

A Manu: te prometí que escribiría la historia. Y lo haré. Y sí, la acabaré antes de que te hagas viejo... O eso espero ;) (Pobre. Siempre que habla conmigo me pregunta por lo mismo, y yo siempre le doy largas :D) A ver si un día de éstos me preguntas y te soprendo diciéndote que ya está escrita ^.^



La idea de Dark Angels surgió allá por finales o mediados de 2009 y principios de 2010. Fueron los tres protagonistas los que primero me imaginé, y reconozco que me llevaron algo de cabeza hasta que conseguí saber quiénes eran, y cuáles eran, a rasgos generales, sus historias. 

Sobre todo porque lo primero que tuve muy claro sobre ellos fue una escena especialmente dura de sus vidas, y desde aquel momento poco a poco fui viendo más y más de sobre ellos, pero lentamente, muy lentamente. Me frustraba lo mucho que me atrapaban sus aventuras y líos, y lo poco que sabía sobre ellos. Parecía que las musas se burlaban de mí y me daban trocitos muy pequeños de inspiración cada vez para que me picara la curiosidad, y no fuera capaz de quitarme de la cabeza a ese pequeño trío de liantes.

Sin embargo, un pequeño descalabro me chocó mucho: perdí una maravillosa hoja llena de nombres de personajes, tanto de ésta como de otras historias, y mis intentos de encontrarla han sido, hasta el día de hoy, en vano. Qué gran pérdida. Me estuve debatiendo durante mucho tiempo entre seguir o no la historia, realmente. Porque ésos eran los nombres de los personajes. No otros. Ésos.

Mientras buscaba afonasamente esa hoja perdida que quién sabe qué otras repercusiones en otras historias más tendrá, surgió el dibujo que os pongo más abajo. Y el esquema, también, en algún momento anterior o posterior al dibujo. Pero el esquema es top secret, así que ya no os hablo más de él. (Aunque si rebuscáis... lo encontraréis. Aunque no recomiendo leerlo porque es muy esquema, y no está todo claro aún.)  Y sí, surgió ese graffiti, ese graffiti tan chulo y colorido, que está pintado en un algo ruinoso muro, en una callejón perdido del Madrid alternativo por donde se mueven mis personajes tan alegremente, con tanto desparpajo, y en el que llevan a cabo todos esos trapicheos y "transacciones comerciales" ajenas a la ley tan suyas, y que me dan tantos quebraderos de cabeza a mí y a sus desdichados enemigos.


Después... escribí el relato corto. ¿Qué puedo decir? Después del descalabro que me di tanto con "Alianza" como con "Cuando las estrellas callan" (CLEC), decidí no empezar a escribir una historia que no estuviera, al menos parcialmente, planeada y planificada. Lo suficientemente madurada. Tenía que saber cómo eran los personajes, sus pasados, su personalidad, y, por encima de todo, saber qué quería contar. Pero no me autoimpuse ninguna regla sobre no escribir relatos, así que, el relato surgió.

Y después de eso... La historia no se ha atascado en mi mente, pero casi. La tengo semi-abandonada, entre otras cosas, porque de repente, no mucho después de que fuera madurándose "Dark Angels", me encontré con que había muchas más ideas de las que yo pensaba a la espera de abalanzarse sobre mí. De pronto pasé a tener tres historias que contar, a tener al menos ocho. No todas surgieron de golpe, pero casi. Hubo un momento en que no tenía clara una historia y ya empezaba a ocurrírseme la siguiente. Y luego llegó el monstruo de Theana, y ahí si que se me fue la pinza del todo. Completa y absolutamente.

Así que mis angelitos, como yo los llamo, han estado muy faltos de mi cariño últimamente. Y de atención. Seguramente el día en que me ponga a escribir su historia en serio, desde el principio, se venguen de mí con saña. No espero menos de ellos, en realidad. Y no es como si fueran a negociar una tregua, tampoco, así que ni lo he intentado. Simplemente hemos llegado a una especie de entendimiento mutuo, supongo. (Ellos esperan y yo me desespero...)

Aquí va, tanto el graffiti, como el argumento. Quiero que os guste, pero no espero que vengáis pidiendo más. Entre otras cosas... porque no podría daros más, de momento. (Echarle la culpa a Johan. El Príncipe de Theana me obsesiona. Me tiene casi recluída y atada de pies y manos para que escriba SU historia y la de nadie más. ¡Será sinvergüenza! Pero me encanta XD)

Los llaman Dark Angels. Porque, son eso, ángeles oscuros.

Tres jóvenes que se verán envueltos en espirales de violencia y poder desde que tienen uso de razón. Sufrirán en sus carnes las consecuencias de vivir en un mundo de delincuentes, asesinos y ladrones, pero ellos no serán tan diferentes. Criados en un orfanato Diego porque fue abandonado por su madre, y Carlos y Ángel porque las autoridades les quitaron la custodia a sus progenitores sin otra compañía que la de Laura, una chica, y posteriormente, mujer que será la que ponga un poco de cordura en todo ese lío y la única persona en la que ellos confiarán sin reservas.

En las calles les temerán y respetarán a partes por igual. Robarán a punta de pistola y tendrán importantes lazos con narcotraficantes y diversos grupos no demasiado recomendables, como mafias y bandas callejeras. Se relacionarán con todo tipo de personajes, algunos de los cuales llegarán a ser sus enemigos acérrimos. Y una vez que crean, años más tarde, que todo está en calma y pueden vivir con normalidad relativa sus propias vidas, se desatará el infierno.

Porque los horrores no esperan a que uno esté preparado para enfrentarlos. Porque hay más tonalidades de gris de las que somos capaces de reconocer, y, porque, por supuesto, todo no es blanco o negro. Porque la maldad no se mide con una escala de grados en la que los buenos no pueden hacer cosas perversas y los malos no pueden tener benevolencia. Y, porque… los ángeles oscuros también son capaces de llorar y sentir.

Ángel, un joven periodista. En secreto, enlace entre narcotraficantes, y uno de los más importantes hombres de confianza del cártel que dirige el padre de Carlos.

Diego, el más prudente de los tres y el menos involucrado en negocios turbios, pero con contactos entre las bandas juveniles. Y asesor y colaborador material de grupos mucho más   brutales, como ladrones y asesinos profesionales, además de bandas armadas.

Y Carlos, la parte más volátil e inestable de este cóctel de vértigo: asesino casi sin escrúpulos, mujeriego y amante desenfrenado de las grandes fiestas y desmadres.

Ellos son ángeles… de lo oscuro.



"Dark Angels (Color). Born to be...", en Safe Creative.




Frases:


"Born to be a devil, but he sacrificed himself to protect a friend..." (Carlos)
Nacido para ser un demonio, pero se sacrificó a sí mismo para proteger a un amigo...

-"Born to be an angel, but the darkness swallowed him..." (Diego)
Nacido para ser un ángel, pero la oscuridad se lo tragó...

-"Born to be whatever he want to be, and he risked everything he had for his love ..." (Ángel)
Nacido para ser lo que quisiera ser, y arriesgó todo lo que tenía por su amor...




P.D.: Supongo que esto se resume muy bien en esta gran frase de H. P. Lovecraft que acabo de conocer gracias a un retuit de Fabrizzio Lerma:

No hay comentarios :

Publicar un comentario