sábado, 7 de abril de 2012

Hace un año (& Una muerte inesperada)


Hace un año

Hace un año de la pérdida más grande,
hace un año del dolor más profundo,
una eternidad desde el despreocupado vivir.
Hay un lamento en lo profundo de mi alma llameante,
que aviva el fuego de la ira y la desesperación sobre el mundo
que me ha tocado en esta hora maldita sufrir.

Lágrimas que lloraba la pasión oscura,
lamento amargo que no entendía de realidad, de comprensión obtusas.
Realidad maldita que arrebataba lo que uno más quería,
destino caprichoso y de mal talante que en esta vida
arrancaba lo que uno más quería sin dejarte ninguna alegría.
Desangelado corazón que funcionaba al son de una inconmensurable agonía,
¡ahógate para siempre en las aguas de la fuente fría!
¡No vuelvas nunca a llevarme por estos senderos de algarabía!
¡Guárdate, esconde, tu llanto desgarrador tras una fina ironía!
¡Oculta tu llanto desgarrado por la muerte malavenida!
¡Enmascara tu tristeza del alma tras una máscara de simpatía!
¡Simpatía que ya no posees,
alegría que ya no guardas en lo profundo de tu alma!

Hace un año del dolor más grande,
hace un año de la pérdida más profunda,
una eternidad desde el despreocupado vivir.



(Supongo que publicarlo justo cuando hace un año que lo escribí es una buena ocasión tanto como cualquier otra, después de todo. Estrechamente relacionado con el también poema "Una  muerte inesperada".)


Actualización: ya que estoy, he decidido poner también en el mismo post "Una muerte inesperada", debido a que están relacionados entre sí. Pinchad en "seguid leyendo" si queréis ver el nuevo poema.


Una muerte inesperada


Bajo la lápida de mármol frío y duro,
duermen las esperanzas, vivencias
y recuerdos de un hombre bueno.
¡Prisioneros por siempre del tiempo,
ahora irreales como la bruma de la que proceden los sueños!
Huidizos destellos de genialidad
enterrados por la cruel burla del Destino,
que se ríe de él y de nosotros
con un fino
y despreciable humor negro.
(Es como si todo nos dijera: “¡Mira,
mira, está muerto!”)

De los maltratados y rotos Vencidos
hará meros despojos
-que arrastrados serán hasta el Mar Rojo
de las lágrimas carmesíes de congojo-
acero corroído;
son ellos, por la Muerte vencidos.

Y mientras las lágrimas fluyen,
los dolores de la vida destruyen
lo poco de seguridad que guardaba
nuestra ingenua e inocente alma.

Una canción para llorar,
una canción para curar.


Un instante para vivir
y un instante para morir.


La cruel dureza de la realidad es casi
lo más difícil
a lo que uno se puede enfrentar.

Puedes refugiarte en la incredulidad
pero no hay garantía de que esto podrás superar.
Yo te aseguro, que de nada servirá.
-Lo de refugiarse en la irrealidad-.



2 comentarios :

  1. ES QUE ME MATAS
    ME ENCANTA
    CADA UNA DE TUS PALABRAS Y ESOS VERSOS
    COMO DEMONIOS LO HACES xD
    Belén eres increíble. No puedo dejar de leer cada vez que empiezo.
    DIOS me haces sentir todo.

    "De los maltratados y rotos Vencidos
    hará meros despojos
    -que arrastrados serán hasta el Mar Rojo
    de las lágrimas carmesíes de congojo-
    acero corroído;
    son ellos, por la Muerte vencidos."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haaaala, comentario en mayúsculas y todo. Ufff, te gustó =D

      ¿Que cómo demonios lo hago? Bueno, en realidad es práctica, y mucha imaginación. Y, en este caso, mucha rabia. Y dolor.

      *.* ¡Gracias, gracias! Me sacas los colores :D

      Ésa también es la estrofa que más me gusta a mí. ¡Parece que me has leído la mente!

      Eliminar