jueves, 3 de noviembre de 2011

Todo, menos tú... (y Safe Creative)

Casi no pude creerme cuando entré a principios de esta semana a mi cuenta de Safe Creative y vi ¡más de 1000 visitas! (Ahora me pone 1179, O.O) No sé cuánto será lo normal, pero, ufff, eso me parece muchísimo... Y lo bueno es que he probado a ver si mis visitas las cuenta, y parece que no. ¡¡Así que... 1179 visitas a mis obras en Safe Creative!! Eso es algo grande, :)

Aquí os dejo el último relato corto terminado. A ver si me pongo las pilas, y termino con ese espíritu del bosque que todavía sigue vagando sin un final cercano... 





Todo, menos tú


La luz del sol, sus rayos, entran por la ventana, atravesando los huecos de la persiana y acariciando mi rostro, despertándome al sentir su toque acalorado sobre mi piel. Me levanto de la cama, medio a regañadientes, sin querer desprenderme de los vestigios del día anterior, de la noche anterior. Me acerco a la ventana, a la persiana. Abro la una, y subo la otra. La madera chirría y gruñe, un poco.

El aire fresco de la mañana entra tímidamente. Mi mente es incapaz de despegarse del todo de la idea que ronda por sus confines (parcialmente inexplorados, no entendidos, que se escapan a la razón).

La cama Nuestra cama aún conserva el calor de tu cuerpo. La suavidad de las sábanas todavía, aún, me evoca la ternura de unas caricias, la comodidad de estar con tu persona amada, con tu alma gemela. Pero las sábanas no pueden abrazarme. Son incapaces de hacerlo, incapaces de abrazarme. La almohada, nuestra almohada, aún conserva tu olor, y todo mi ser todavía recuerda ―con total claridad― el tacto de tu cuerpo, la sensación increíble de piel contra piel. Mi boca ansía probar de nuevo tu sabor. Y el sabor de tu piel...

Más débiles, como si fueran el eco distorsionado de los de antes, pero aún me recorren los escalofríos mientras se escapa de entre mis labios tu nombre, susurrado suavemente de la forma en la que lo hacen los amantes, de forma muy parecida a cuando lo hacía en medio de esos momentos de pasión, y amor, y ternura.

Las horas van pasando, y mi inquietud, mi desasosiego, se va haciendo más grande, cada vez más. Hasta mis plantas languidecen sin tus atenciones. El agujero ―abismo― de mi alma se va agrandando. Mi corazón duele, parece doler, con cada latido, cada vez un poco más. Miro por la ventana, pero no veo nada, no soy capaz de ver nada. (Todo está en silencio, todo está tranquilo. Todo está como solía estar. Todo, menos tú.)








Miramos la vida pasar, pero no vemos la nuestra, si no la de los demás.

Anónimo.




* * *
Actualizado: Vale, probando de nuevo, sí que parece que se cuentan mis visitas... Uh. Se me ha chafado un poco la alegría, :(


7 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Holaaa!! Belen

    Guauuu, este relato esta muy chulo, muy romantico jeje, sigue así.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ey! ¡Hola, Miguel!

    ¡Muchas gracias por los ánimos! Me alegro un montón de que te guste, :) Y sí, es romántico... y un poco triste. Que, por cierto, fui incapaz de resistirme a poner ese tachón del tercer párrafo... Es que me encanta cómo queda, y lo que sugiere, :)

    P.D.: ¿El comentario anterior también es tuyo, verdad? Aunque aparece como "Administrador" cuando le pincho me lleva a tu perfil.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito :33 pero con un final demasiado abierto para mi gusto :/ mecachis! Yo prefiero que me lo den todo para saber qué hay en la cabeza del que escribe :D pero bueno, eso a gusto del escritor :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XD

      El relato/microrrelato (sí, no sé distinguir bien entre una cosa y otra, todavía, :S ) está pensando para ser precisamente así. Digamos que es, simplemente, lo que está sintiendo la persona que "habla". Nada más. No es una historia que se siga, o de la que se vaya a contar su principio. Lo único que sé sobre esos dos personajes es lo que hay plasmado ahí. :) Las reclamaciones... a mis musas, XD

      Por cierto, releyéndolo ahora me estoy dando cuenta de una cosa. Cuando leéis el texto, ¿qué diríais que es la persona que está hablando? ¿Un hombre, o una mujer? Lo digo porque yo la escribí pensando que era una mujer, pero ahora me doy cuenta de que no se da ninguna pista sobre su género, igual que sobre el de su pareja. De hecho, lo escribí desde este punto de vista: el interlocutor es una mujer; la persona a la que se refiere (a la que habla de tú), un hombre.

      ¿Os da esa misma impresión?

      Eliminar
    2. Yo tampoco sé diferenciar, la verdad xD jaja Creo que a partir de las 25 páginas es un relato y por debajo un microrrelato, pero no estoy segura xD
      <> jaja
      Umm.. a mí me dio la sensación de un hombre xD pero si dices que es una mujer.. pues igual puede serlo.. jajaja

      Eliminar
    3. ¿Un hombre? Qué hombre más tierno, *-* (Si alguno me dice cosas la mitad de bonitas que ésas, me derrito, :D Y vuelvo, por supuesto. )

      Sip. ¡Puede ser cualquier cosa! :D

      Eliminar